viernes, 22 de noviembre de 2013

Un bonito sueño



A veces me descubro deseando vivir en un mundo más verde. Y con ello no hago alusión a la connotación de pervertido. Me refiero a un mundo más amable con el medio y la naturaleza. Un mundo que se adapte a la tierra, a los árboles; ¿se imaginan viviendo en hermosas casitas enclavadas en la roca? ¿O integradas en los árboles sin dañarlos? Sería una hermosa realidad, donde disfrutásemos de los bosques y ríos, donde se hiciesen fiestas en los claros, con música celta o folk a la luz de la luna, sin el mundano ajetreo. Sería…Eso, un bonito sueño.
Dicen que los sueños, si los deseas mucho, se cumplen. Ya pasó esa época donde la magia existía entre los clanes, pero ahora ésta, vive en los libros, las canciones, en nuestros corazones…Quizá no sea demasiado tarde para hacer uso de ella y parar toda esta gran pantomima que es el mundo. Quiero que se pare el reloj y pensemos en qué queremos y cómo llegar hasta ahí, sin doblegar nuestro sueño  ni caer en las redes del enajenamiento; sintiendo el latir de la tierra.


martes, 17 de septiembre de 2013

"Si nosotros ardemos, tú arderás con nosotros".

Desde que terminé la trilogía de Los juegos del hambre, he tenido ganas de hablar o escribir acerca del tema. Más de hablar, pero siempre había un amigo rezagado que no había leído Sinsajo. El porqué de ello, es que estos libros me han dado la clave a mi pensamiento sobre temas bastantes trascendentales y cotidianos en mi vida. Y hablo de la guerra en España.
España, del año 1931 al 1939 tuvo una II República legítima que gobernó hasta que se produjo un golpe de estado en 1939 por el general Casado que dio paso al bando sublevado, dirigido por Francisco Franco. Todo esto es historia de España. Información que cualquier persona conoce. Pues bien, como todos sabemos, España afrontó una dura Guerra Civil. Y digo dura por no decir cruenta y sin escrúpulos, pues más allá de los bandos y las ideologías que encabezasen, lucharon hermanos contra hermanos, sangre con sangre. Una guerra que bien podría haberse evitado o eso quiero pensar yo, si se hubiese seguido el camino de la democracia y del voto. Y no un golpe de estado militar.
Pero, ¿qué tiene que ver ésto con un libro de ficción? ¿A dónde quiero llegar? A la primera pregunta diré que mucho y a la segunda, al corazón del asunto.
Los juegos del hambre narran a fin de cuentas una dictadura, el cómo un jefe de estado tiene reprimido a un pueblo, mientras en la capital (Capitolio) viven el resto entre algodones, desconociendo o no queriendo ver lo que ocurre con sus coetáneos. A medida que va evolucionando la historia se ve cómo se va fraguando una revolución a través de la figura de una muchacha del pueblo, que ha sido la nota discordante que ha resquebrajado el "equilibrio" impuesto en esta sociedad. En Sinsajo, estalla la revolución de los rebeldes contra la dictadura, clamando libertad.
Hasta ahí todos podríamos pensar: "¡Qué bien!", "¡Viva la revolución!" o "Tiene lógica".  Pero la autora le da un giro que podemos intuir pero que muchas veces enterramos y no queremos ver, pues es más fácil ver todo de un color u otro. Me refiero, a cómo los que eran los "libertadores", "reprimidos", "maltratados" y un largo etc. pasan a ser tan monstruos como los que los habían tenido bajo su yugo. Los rebeldes, no todos, empiezan a ser igual que aquellos a los que un día servían como esclavos.
Como  ávidos lectores que sois, sabréis que el libro termina con Katniss un poco trastocada, pero es lógico. Ella era una muchacha que salía duramente adelante con su familia y que pensaba que el Capitolio debía desaparecer, pero jamás deseó convertirse en un monstruo como aquel que tanto los hacía sufrir.
Es ahora cuando puedo comparar a España con esta novela. Es cierto que el bando republicano fue arrebatado del poder y que el franquismo cometió grandes injusticias contra el pueblo y el trabajador humilde, que asesinó y acribilló creyéndose en el derecho de hacerlo, pero...El bando republicano en muchos puntos cayó en el nivel al que cayeron los rebeldes en Los juegos del hambre. Y al final, no sabemos bien quién es el vencedor ni quién el vencido, si el que se queda o el que muere.
Ésta es mi visión de la guerra, que no de las ideologías. Pues yo, como es lógico (o al menos a mi parecer) creo que lo más acertado sería vivir en una democracia social liberal y creo que el ideal republicano es acertado también. Lo que jamás debe casar es la imposición a la fuerza de una ideología como pasó con el golpe de estado, ni tampoco que para repeler a este autoritarismo se empleasen en muchas situaciones, la misma violencia exacerbada. Pues, entre esa gente afín a los regímenes dictatoriales, también hay buenas personas como también hay malas personas o radicales extremos en los bandos liberales.


Mis ideas son unas, pero mi corazón no puede matar por ello.







martes, 27 de agosto de 2013

El sonido del violín fue lo que le llevó a su perdición. No era más que un simple acorde lo que atrapó su atención como tela de araña. Cerró los ojos y sintió las notas subir por cada milímetro de su cuerpo al ritmo que lo hace la lava de un volcán; lento pero imparable. No había más sentidos que su oído y su piel ante tal despliegue de emociones. Por una vez más quedó prendida en su ensimismamiento voraz e irreverente. Irreverente, pues poco importaba que sucediese alrededor, tan sólo ese sonido llenaba su mente y daba igual dónde, cómo y con quién estuviese. El corazón latía contra la piel y las sienes palpitaban al compás, sin perder por un momento el rastro de sudor que perlaba su rostro. Casi sin ser consciente abrió los ojos con la cadencia que la melodía dejaba tras de sí. Había dejado atrás el mundano ajetreo de una tarde de verano...












...Y ante ella se desplegaba un simple y delicioso ocaso.

(Sólo la parte de violín)

martes, 21 de mayo de 2013

GRUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA GRUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAA! (CUERVO




El cuervo a veces nos rodea en círculos, anuncio de un acontecimiento nefasto inminente. Yo, sin embargo, prefiero verlo como un pájaro inofensivo, al que le gustan demasiado las cosas brillantes y que se ha ganado su mala fama por el simple color de su plumaje. Lo que me recuerda a las personas. Tendemos a crear la mala fama de los que nos rodean por el simple hecho de tener una característica que los diferencia de los demás. Quizás esa característica intrínseca es lo que los hace especiales y no sólo diferentes. Pero como digo, “a veces”  o con ello quiero decir “casi siempre”, no queremos ver que por esas singularidades o excentricidades es por lo que esa persona es lo que es. Y si cambiara un ápice de su esencia dejaría de gustarnos.
A veces, hace falta que la persona deje de ser como es para que nos demos cuenta de por qué la apreciábamos.
"Lo esencial es invisible a los ojos".

domingo, 5 de mayo de 2013

Me alegra haberte conocido antes de que te fueras para siempre.

Venimos al mundo sin pedirlo. Nadie nos pregunta si queremos vivir la vida. Se nos impone sin más. Durante ella crecemos, tropezamos, caemos, nos levantamos, amamos, sufrimos por amor o simplemente nos quedamos a las puertas de vivirlo...Pero una cosa está clara: luchamos. Qué es la felicidad sino la meta que conseguimos después de los malos tragos que nos hace pasar la vida que decidimos vivir. Por eso, cuando llega el momento de partir se nos hace a unos más que a otros un nudo en la garganta, pero al menos, antes de irnos, sabemos que hemos vivido hasta el límite de nuestras posibilidades y ésta, la muerte, no es más que el siguiente escenario, un escenario aceptado y esperado. Una obra de teatro en la que no habrá fin para nuestros sueños.
Ésta es mi forma de rendir mi adiós a una persona a la que he querido sin saberlo, tan sólo conociéndola de apenas dos conversaciones por teléfono. Dos conversaciones en las que vi más humanidad y sincera preocupación por mí que en miles compartidas durante años con cientos de personas. Me consuela haber sido partícipe del cumplimiento de uno de sus deseos...Esa simple moneda que compré en Roma y rocé sobre el suelo de la plaza de San Pedro.
Espero que dónde quiera que estés, ya sea en el espacio, el cielo o en otro mundo puedas reunirte pronto con el amor de tu vida.
Te quiere, Nani.

miércoles, 17 de abril de 2013

Novela indefinida


Prefacio
Cuentan los caprichos de la tierra que no muy atrás en el tiempo, las voces de la noche dominaban todo acre de suelo, ansiaban la vida de sus lares pues ellos no tenían más que ánima en su interior. Y se preguntaran ustedes qué podría importar la vida, si ya poseer alma era cosa importante. Sí, viajaban a menester propio pero no podían gozar de los placeres corporales y mundanos. Iban y venían como soldado sin patria, como saeta sin diana, como río sin agua, como espada sin víctima…
Una mañana bañada por el rocío una hermosa joven disfrutaba  de un paseo por un frondoso bosque. Cantaba una alegre melodía al compás de los ruiseñores a la vez que mecía su espesa y oscura melena al caminar. Como si de una ráfaga de aire se tratara una masa de humo negro se le metió en el pecho, dejando sin expresión su mirada…
-Esposa mía, ¿por qué marchas de mi lado y de nuestros hijos tan repentinamente? ¿Qué os pasa?
-Dejadme ya de una vez…No quiero seguir más bajo este techo. Cometí un error casándome contigo- dijo la mujer de cabello oscuro a su mirada con un gesto de indisimulado desprecio. Dicho esto, salió del hogar más que con lo puesto.
-¡Por fin tengo cuerpo propio!-gritó con desgarro.
                                                                              ***

viernes, 12 de abril de 2013

Como una mariposa...

Es algo así como un niño pequeño que no se está quieto: juega, chilla, baila, canta, rie, llora, corretea, se desploma, se levanta y vuelta a empezar. Es algo que no tiene ni sentido. Un aborigen de colores sin definir que va y viene. Una carta que se envía y regresa sin respuesta. Un camino que no avanza. Una madre que no consigue dejar ir a su hijo en el primer día de cole. Un libro sin vivir. Un LP congelado en la misma canción. Una camiseta sin estrenar. Un amor sin sexo. Un viaje con principio pero sin avance. Un caramelo a medio abrir. Un corazón con trabajo a tiempo parcial. Una mirada sin encuentro...Como una mariposa que no sabe bien a dónde va.

martes, 26 de marzo de 2013

La verdad absoluta no existe o al menos aún no...

La gente se cree poseedora de la verdad absoluta. Cuán engañados están.
Yo un día me creía cometa sin frenos en mi locura. ¡Qué triste desenlace! Al ir añadiendo años a tu calendario vas observando que en ningún lado te ofrecen ese preciado bálsamo llamado VERDAD. Lo que un día era dulce revolución en pos de un mundo mejor se va convirtiendo en retales de pequeñas verdades de aquí y allá que va conformando no un mundo mejor, pero sí un micromundo mejor. Un micromundo que tú eliges crear y al que ningún cantamañanas televisivo o literato engreído decide disfrazar de mentira. Los personajes que han marcado el pasado para bien, para mal o a caballo entre el bien y el mal, no deberían ser fruto de la discordia entre personas como tú o como yo que desconocen punto por punto los distintos capítulos que ha sufrido este personaje. Con ello, no quiero yo decir que matemos los símbolos que nos animan a enfocar nuestra perspectiva, sino que, no idealicemos los hechos ocurridos en un contexto temporal y espacial ajeno a nuestro tiempo. Pocas son las personas que van de frente y muchos los que van de espalda. Y nadie y recalco el NADIE, es quien dice ser. Sólo el que no dice ser, es quien es.
La verdad absoluta no es sino la suma de tu verdad, su verdad, nuestra verdad, vuestra verdad y por último mi verdad.
¿Alguna vez habéis leído las palabras del Jefe Indio Noah Sealth? Deberíais. Es el hombre más sabio y civilizado al que he tenido el honor de leer. Y eso que está muerto desde hace un siglo y era eso, un simple indio. Os dejo esta canción, que seguro conocéis y que enlaza perfectamente con lo dicho. Somos una red, una muy frágil red de araña que necesita de cada cabo de ella y que si se rompe en algún punto salta por los aires el débil equilibrio
(En inglés)
(En español)



sábado, 23 de marzo de 2013

I hate growing, but I love it (Recuperando viejos escritos):

Se supone que lo maravilloso de este cochino lugar es avanzar y cambiar...pero yo no quiero que pasen los años, no por mis cambios físicos sino por las pérdidas emocionales...No soporto ir desprendiéndome de los trazos de mi vida para ir tramando otros. Si existiera Peter Pan le pediría el camino a Nunca Jamás...pero eso significaría no conocer la sensación de mi primer trabajo, el primer desamor, la primera cana, el primer mes de números rojos...Sensaciones y circunstancias que te hacen volver a entender el por qué es tan importante disfrutar del momento y guardarlo como algo único e irrepetible, cosa que siendo siempre igual de joven jamás ocurriría...


miércoles, 20 de marzo de 2013

El amor y sus necesidades




Cuentan los tiempos antiguos que aquí no había nada. Nada de nada. Es decir, imagina que estás en un claro del bosque, con sus árboles alrededor cercando este remanso despejado y lleno de luz. Los pájaros trinan algorítmicamente y las florecillas silvestres se agitan en vaivén.
Pues bien, ahora imagina que arrancamos todas las flores, los árboles, la tierra desaparece dejando desnuda la piedra, los pájaros dejan de trinar y la luz se extingue… ¿consigues ahora imaginar cómo era? ¿Sí? Es hora de comenzar a poblar este sitio.
Lo primero de todo es la luz, ¿de dónde viene la luz? ¿De la tierra? ¿Del aire? ¿Del cielo? NO. De ninguna de esas instancias. ¿De dónde pues? Del Amor ¿del amor? Sí, del amor. Esto era un sitio frío, inhóspito hasta que ha llegado el amor hecho luz.
Pero en un lugar con sólo luz no es suficiente…hay que cimentarlo sobre unos pilares estables. Llega la tierra, traída de muchos distintos lugares por el viento. Pero… ¡pero se resquebraja! Es ahora cuando la constancia regala las piedras inertes sí, pero fuertes y estables que sostienen la tierra sobre la que irradia la luz.
El tiempo se deja ver y riega con las semillas del futuro, las flores silvestres. Donde hay futuro debe haber presente, y  no son otros que los pajarillos risueños que picotean el suelo en busca de sustento y topan con las semillas del futuro… ¡No pueden comérselas! ¿Qué será del futuro si no existen las flores? ¿Y qué será del presente si estos pájaros no sobreviven? Fácil solución. Emanan de los pilares de este mundo árboles frondosos repletos de frutos que alimentan a nuestros ecos del presente y protegen el motor del futuro.
Parece todo tranquilo y sereno, un remanso de paz, los pájaros parlotean alegremente, comen, y sus deposiciones crean más semillas que pueblan la tierra. Pero éstas… ¡no crecen! ¿Qué les ocurre? Si tienen tierra, luz, piedras y los pájaros no las molestan, ¿qué les falta? Les falta la esperanza de un mañana que no es otra que el agua nacida del cielo que recorre los surcos de la vetusta piedra, la salta, penetra en la tierra y se hace dueña del corazón de las semillas haciéndolas brotar.
Ahora crecerán bajo la luz, bailarán con el gorgoreo de las aves, dormirán con el arrullo del agua y morirán sabiendo que si existió un fue y un es, por qué no un será. Puede que aquí o puede que allá, pero siempre tendrá lugar un puede ser.

lunes, 18 de marzo de 2013

A la luz de la luna



La luna rielaba sobre las aguas al compás  de sus pausados y rítmicos movimientos, mientras las hadas jugaban con sus ropas. Sus verdes cabellos los cubrían…cubrían a los pétalos.
Aquella pequeña florecilla estaba siendo testigo del más hermoso encuentro. Sólo los habitantes del bosque, junto a la luna sabían de la unicidad del momento.
Los rayos lunares bañaban a intervalos los cuerpos desnudos y sudorosos, haciéndoles parecer ángeles de luz. Ella derramaba lágrimas de amor, de un amor escurridizo y efímero como la luz de luna. Maldita la hora de su nacimiento, maldita la profecía que anunció su rara condición: Amar sólo a la luz de la luna. Él la acariciaba confuso, sin saber bien el por qué de tanto amor, en una sola noche, en una sola cita no prevista bajo la mirada del astro nocturno.
La luz del alba comenzaba a despuntar por el horizonte a la par que menguaba el amor de ella. Sus besos se iban haciendo cada vez menos ardientes hasta ser la sombra de los primeros. El quedó por unos instantes cegado por la luz del Sol, suficientes para arrebatarle el nombre de su…amante.
Entre las habladurías de los campesinos oyó decir:
-Tenía las mejillas arreboladas y el reflejo del fantasma de la pasión en sus ojos…¿Creéis que por fin halló el amor? Lástima que sólo pueda reconocer el amor en su corazón bajo la luz de la luna llena…
Retrocedió hasta quedar oculto en las sombras, de las que no volvería a salir hasta estar en su plenitud Selene, cuando podría otra vez fundirse  en  la luz de…ella, su amante fugaz, su cometa sin frenos, su dueña sin llave…la hija de la luna.

Maldita metáfora

Cae la noche en la ciudad. Todo duerme, nada se mueve. La débil luz de una farola se enciende y apaga de forma intermitente. Un gato cruza la calle trás una rata gris y gorda. Apenas sopla el viento pero los cristales de una vieja fábrica crujen espasmódicamente. Los delustrados carteles de "Prohibido el paso" o "Zona de paso restringido" parecen hacerle un guiño a la temeridad. Das un paso, dos, tres y atraviesas las desvencijadas y rotas vallas de seguridad. Cruzas con paso decidido pero suave el patio de asfalto barato y resquebrajado. Te encuentras ante una puerta grande y azul grisáceo que preside el edificio de ladrillo color mostaza. El candado está roto y las cadenas cuelgan desmadejadas a punto de rozar el suelo. Sólo un empujón a la puerta y estás dentro. No ves nada, tan solo la más densa oscuridad que parece tragarse cualquier atisbo de la luz de la farola. Escuchas con atención cualquier posible rudio pero no oyes nada, excepto silencio. Tu mente parece vislumbrar una sombra y pones los pies en su busca. Tropiezas con lo que parece una mesa y alcanzas a tientas un mechero. Enciendes la chispa y sacas un papel de tu bolsillo y le prendes fuego. Se ilumina lo que creías una mesa...De madera oscura y con letras grana te encuentras ante  la fría certeza de hallarte frente a tu ataúd. En ese momento giras noventa grados ante la cadente melodía del silbido que se cierne sobre la estancia. Te das cuenta de que el papel se consume y la llama con él...Como tu vida. Maldita metáfora.